martes, 31 de octubre de 2017

Acompañamiento en el Dolor. Job 2.

Resultado de imagen para acompañamiento espiritualMientras estemos en este mundo
siempre tendremos aflicciones. Juan 16: 33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis
paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
Todos los seres humanos sin acepción
pasamos por momentos de dificultad: decepciones amorosas, perdida de un ser
querido, fracaso en sus proyectos, enfermedades. Etc.
Lo importante saber cómo actuar
frente aúna persona que está pasando  por
un caso de estos.
Muchos
quisiéramos ayudar pero no sabemos qué hacer.


Podemos hacer muchas cosas para
ayudar pero lo que Definitivamente nunca debemos hacer es.
1. Hacer sentir a esa persona más
mal de lo que está. V 9 a “
Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad?” debemos
ser sensibles al dolor de los demás.
2. Alejarlo de su Fe en Cristo. V 9
b “
Maldice a Dios,” para las
personas que hemos tomado la decisión de creer en Cristo nuestra fe es la que
nos puede levantar y sacar del estado triste que podemos estar.
3. Ser Insensibles al dolor Ajeno.
V 9 c “
y muérete.” en lugar
de llevarles palabras de muerte deberíamos llevar palabras de vida, de
esperanza, de fortaleza.
4. No Utilizar palabras tales como:
eso no es nada, usted no es el único o única, hay otros que están peor.
Recordemos que lo que le pasa  a una
persona tal vez para nosotros no es grave o importante pero para esa persona
que está viviendo el problema si lo es.
Muchas personas lo único que
necesitan es que alguien les escuche, a las personas que están pasando por
momentos de dificultad les gusta sacar de su corazón todo lo que sienten.
Como debe ser un Buen Acompañamiento.
1. Calla y Escucha. V 13 “Así se sentaron con él
en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque
veían que su dolor era muy grande
.” en muchas
ocasiones ayudamos más con nuestro silencio. Si no tenemos palabra de consolación
es mejor callar y hacerle sentir que estamos con esa persona.
2. No Tomar dediciones por esa Persona.
El acompañamiento consiste en hacerle ver las cosas y dejar que ella tome la
decisión.
Cuando nosotros aconsejamos en
cuanto que hacer. Pasan dos cosas. Si las cosas salen bien ni se acuerdan de
nosotros. Si las cosas salen mal ya tienen a quien echarle la culpa.
3. No Juzgues ni la hagas sentir
culpable por lo que hiso o dejo de hacer. Ya habrá un momento oportuno donde
puedas hablar de sus errores para ayudarla a corregir.
4. Ofrécete  para ayudar en algunas tareas que por el
dolor no las puede hacer, teniendo gran cuidado de no llegarla a inutilizar
haciéndole todo aun lo que ella si puede hacer.
El verdadero acompañamiento no
consiste en cargar a la persona, el verdadero acompañamiento consiste en
brindarle herramientas para impulsarlo a salir adelante.
Todos tenemos la oportunidad de en
algún momento acompañar a alguien que está pasando por algún dolor o alguna pérdida,
nuestra labor es estar con esa persona y hacerle saber que es muy portante y
que puede contar con nosotros. Los acompañamientos más efectivos muchas veces
se los logra tan solo con una mirada, un abraso un toque de mano o  simplemente con prestarle nuestro Hombro para
que pueda desahogarse.