viernes, 27 de octubre de 2017

Sin Luchas no hay Victorias. Ester 9.

Resultado de imagen para sin lucha no hay victoriasLas grandes cosas en la vida no llegan de manera gratis, las cosas importantes cuestan por eso son importantes, el día en que esas cosas importantes ya no cuesten automáticamente dejan de ser importantes ya que cualquiera las podría adquirir.
Saber que Dios nos tiene para grandes cosas nos causa mucha alegría pero al saber que tendremos que pagar un precio inmediatamente se nos acaba la alegría.
Dios no nos quita las dificultades pero si nos prepara para salir victoriosos.
El rey Asuelo no podía revocar la orden de atacar a los judíos pero si podía autorizarlos para que luchen por sus vidas. 8: 10- 11 “Y escribió en nombre del rey Asuero, y lo selló con el anillo del rey, y envió cartas por medio de correos montados en caballos veloces procedentes de los repastos reales; que el rey daba facultad a los judíos que estaban en todas las ciudades, para que se reuniesen y estuviesen a la defensa de su vida, prontos a destruir, y matar, y acabar con toda fuerza armada del pueblo o provincia que viniese contra ellos, y aun sus niños y mujeres, y apoderarse de sus bienes,
Como ser unos Victoriosos.
1. Entendiendo que La única forma de conseguir lo que queremos es Luchando. 9: 1 “En el mes duodécimo, que es el mes de Adar, a los trece días del mismo mes, cuando debía ser ejecutado el mandamiento del rey y su decreto, el mismo día en que los enemigos de los judíos esperaban enseñorearse de ellos, sucedió lo contrario; porque los judíos se enseñorearon de los que los aborrecían.” Las personas que se atreven a luchar tienen dos opciones: pierden o ganan; los que no se atreven a luchar solo tienen una opción, Perder.
2. Permitiendo que Jesucristo nos ayude a través de otras Personas. V 3 “Y todos los príncipes de las provincias, los sátrapas, capitanes y oficiales del rey, apoyaban a los judíos; porque el temor de Mardoqueo había caído sobre ellos.” Dios nos ayuda a través de personas o de circunstancias que tenemos que vivir.
3. Entendiendo que es Jesucristo quien nos engrandece y no nuestras Fuerzas. V 4 “Pues Mardoqueo era grande en la casa del rey, y su fama iba por todas las provincias; Mardoqueo iba engrandeciéndose más y más.” Entender esto evita que nos llenemos de orgullo.
4. Nunca dejando de luchar a si todo parezca que ya está ganado. V 13 “respondió Ester: Si place al rey, concédase también mañana a los judíos en Susa, que hagan conforme a la ley de hoy; y que cuelguen en la horca a los diez hijos de Amán” hay un adagio popular que dice en la puerta del ornó se quema el pan.
5. Esforzándose. Josué 1: 9 a “Mira que te mando que te esfuerces” Esforzarse es dar o hacer más de lo que decimos poder.
6. Siendo Valiente. 1: 9 b “y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” Ser valiente no significa no tener miedo, ser valiente es dominar nuestros miedos y no permitir que ellos nos dominen.
7. No mirando para Atrás. Filipenses 3: 13 a “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás,” muchas cosas de nuestro pasado solo se convierten en una cadena que nos impide avanzar.
8. Esforzándose para siempre avanzar. V 13 b “y extendiéndome a lo que está delante” las personas de éxito son aquellas que se esfuerzan por hacer algo más que los demás.
9. Entendiendo que Jesucristo no nos quita las batallas pero si nos entrena para que salgamos victoriosos. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra
10. Jehová no nos evita los momentos difíciles pero si promete estar siempre con nosotros para ayudarnos a triunfar. Isaías 43: 2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.

Sin luchas no hay victoria verdadera, si un entrenador de Boxeo te promete convertirte en un campeón sin tener que pelear te está engañando o serás un falso ganador. El camino al éxito está lleno de problemas por eso tan solo unos poco logran llegar.