jueves, 18 de enero de 2018

Como Salir de la Angustia. Salmos 44

Resultado de imagen para echa tu ansiedad sobre elTodos los seres humanos tenemos momentos muy agradables pero en algunas ocasiones también llegamos a tener momentos de angustia llevados por las presiones de este mundo, la verdad es que mientras estemos en este mundo siempre tendremos aflicciones. Juan 16: 33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
David era conforme al corazón de Jehová pero a pesar de esto él también vivía momentos de mucha angustia.
Como Salir de la Angustia.
1. No sintiéndose despreciado o desechado por los demás en especial por Jesucristo. V 9 “Pero nos has desechado, y nos has hecho avergonzar; Y no sales con nuestros ejército” las personas que se creen desechadas por los demás tienden a aislarse y se llenan de complejos.
2. No Buscando Culpables de lo que nos Pasa. V 10 “Nos hiciste retroceder delante del enemigo, Y nos saquean para sí los que nos aborrecen.” El buscar culpables hace que no reconozcamos nuestros errores, y la única forma de llegar a la perfección es si  reconocemos nuestras equivocaciones.
3. No haciendo sentir mal a otros con el fin de sentirnos bien nosotros. V 12 “Has vendido a tu pueblo de balde; No exigiste ningún precio.” Lo que a nosotros nos sucede no es culpa de los demás.
4. No permitiendo que nuestra baja estima nos domine. V 15 “Cada día mi vergüenza está delante de mí, Y la confusión de mi rostro me cubre” nosotros somos lo que creemos que somos, si crees que no sirves nunca servirás para algo.
5. Sintiendo la Presencia de Dios a un en los peores momentos. V 17 “Todo esto nos ha venido, y no nos hemos olvidado de ti, Y no hemos faltado a tu pacto” Jesucristo no promete quitarnos los problemas, Jesucristo promete estar con nosotros en los momentos difíciles para ayudarnos a superarlos.
6. No creyéndonos Olvidados por Dios y por los demás. V 23-24 “Despierta; ¿por qué duermes, Señor? Despierta, no te alejes para siempre. ¿Por qué escondes tu rostro, Y te olvidas de nuestra aflicción, y de la opresión nuestra?” las personas que tienden a sentirse víctimas no luchan por salir adelante.
7. Recordando las cosas buenas de Dios y de los demás. V 1-2 “Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído, nuestros padres nos han contado, La obra que hiciste en sus días, en los tiempos antiguos. Tú con tu mano echaste las naciones, y los plantaste a ellos; Afligiste a los pueblos, y los arrojaste.” Recordar lo bueno de los demás aumenta nuestra confianza en ellos.
8. Confiando en Cristo y en quienes él pone en nuestro Camino. V 6-7 “Porque no confiaré en mi arco, Ni mi espada me salvará; Pues tú nos has guardado de nuestros enemigos, Y has avergonzado a los que nos aborrecían.” mientras estemos en este mundo siempre tendremos problemas o dificultades por lo tanto en nuestras fuerzas es casi imposible librarnos de la angustia. Solo Jesucristo puede darnos verdadera paz y tranquilidad. 1 Pedro 5: 7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros
9. Dejando que Jesucristo se encargue de nuestros enemigos. Éxodo 14: 14 “Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.” dejar que Dios pelee por nosotros no significa que nosotros no hagamos nada, dejar que Jesucristo pelee por nosotros es actuar en el momento en que él nos dice que lo hagamos.
Cada vez que tengamos que hacer algo importante vamos a tener inconvenientes, las cosas importantes entre más importantes sean más inconvenientes vamos a tener, el día en que las cosas importantes sean fáciles de conseguir automáticamente dejan de ser importantes.

Todo lo que hagamos nos puede generar angustia no te enfoques en lo malo, recuerda siempre lo bueno y como Dios ya te ha ayudado en otras ocasiones, no te desesperes confía en Cristo y espera el momento oportuno para actuar.