jueves, 1 de marzo de 2018

Cobrando vida. Salmo 85

Cobrar vida es volver a vivir después de un tiempo de muerte.
Lógicamente sabemos que nadie tiene el pode  o la capacidad de resucitar de la muerte física, por lo tanto esta expresión cobrar vida hace referencia más al estado de animo de una persona.
El pueblo de Israel sin Jehová se sentía muerto. V 6 ¿No volverás a darnos vida,
Para que tu pueblo se regocije en ti?
Una persona desanimada es una persona muerta, no tiene deseos de nada, su vida es una rutina o completa monotonía, su vida no tiene sentido.

Jesucristo no solo quiere darnos salvación y vida eterna, Jesucristo cambia nuestro estado de ánimo para que podamos vivir bien.
La mayoría de los cristianos que han caído en la religiosidad son los que creen que ser cristiano solo es no portarse mal para no irse al infierno. De nada sirve que aquí en la tierra vivamos anhelando un día vivir en el cielo si aquí en la tierra vivimos en un infierno.
Como Jesucristo nos cambia el ánimo o nos vuelve a la Vida.
1. Nos da una nueva Mente. 1 Corintios 2: 16 “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” nuestra mente es cono la de Cristo, capaz de producir pensamientos de triunfo y no de fatalidad o negativos.  Antes de que nosotros hagamos cosas buenas o malas primero esas cosas se fabrican en nuestra mente.
2. Cambia nuestra manera de Pensar. Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” si cambia nuestra manera de pensar automáticamente cambia nuestra manera de ser. Nosotros somos producto de lo que pensamos. La fe es positiva y es negativa si tú crees o piensas que no puedes, nunca podrás, si crees o piensas que si puedes lo lograras.
3. Nos da un Nuevo Corazón. Ezequiel 36: 26 “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne
3.1. Amamos lo que somos, cuando una persona no se ama a si mismo solo se mira defectos que lo mantienen siempre desanimado.
3.2. Amamos lo que Tenemos. De esta manera dejamos de ser inconformes. La infelicidad en una persona comienza cuando no valora lo que tiene por estar anhelando lo que no tiene.
3.3. Amamos a los demás, es difícil mantener un buen ánimo cuando se odia a todo el mundo, estar bien con Dios es estar bien con los demás.
4. Nos da un nuevo  Espíritu. Ezequiel 36: 27 “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” el espíritu es la esencia de lo que somos, hay personas con espíritu dadivoso otras con espíritu de tacañería, hay personas que se distinguen por su espíritu de valentía, de colaboración. Etc.
5. Nos da Nuevas Fuerzas. Isaías 40: 31 “pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. Los problemas y Las aflicciones de este mundo por lo general nos agotan, nos debilitan y nos impiden soñar, tener propósitos o avanzar.
Con Jesucristo nuestra vida cobra sentido, deja de no tener propósito, volvemos a soñar y a luchar por lo que queremos. Recibe a Jesucristo en tu corazón para tener vida eterna en el mas allá pero también deja que él te de una vida con sentido y propósito a aquí en la tierra.