viernes, 9 de marzo de 2018

Cuando Jehova Reina. Salmos 97


Resultado de imagen para cristo en nuestro corazonCada vez vivir en este mundo es más difícil. Cuando encendemos la televisión o la radio las noticias parecen películas de terror, violaciones, guerras, maltratos, asesinatos. Etc. La razón para vivir de esta forma tan decadente es la ausencia de Dios en el corazón del hombre.
Mientras el hombre siga alejado de dios, el que seguirá gobernando en esta tierra es satanás. 1 Juan 5: 19 “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.” satanás mantiene enceguecido al hombre. 2 Corintios 4: 4 “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Satanás influye en las decisiones y en la forma de actuar del hombre. Efesios 2: 2 “en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” de nada sirve que el hombre exija la paz y los gobiernos se esfuercen por conseguirla si no se vuelven a Jesucristo.
Que sucede cuando Jehová Reina.
1. En la Tierra hay Regocijo. V 1 “Jehová reina; regocíjese la tierra, Alégrense las muchas costas.” Jehová cambia nuestro lamento en gozo. Salmos 30: 11 “Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría” aun en medio de la tormenta podemos experimentar paz.
Jesucristo no nos quita muchos de nuestros problemas pero si nos da tranquilidad, la intranquilidad o  la angustia es lo que nos hace tomar malas decisiones. 1 Pedro 5: 7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
2. Hay Justicia. V 2 “Nubes y oscuridad alrededor de él; Justicia y juicio son el cimiento de su trono” nosotros los seres humanos definimos justicia como la acción de dar a cada quien lo que se merece. La justica de Jehová está basada en la misericordia, es decir perdonar a quien no merece perdón.
Pregúntate por un momento que pasaría si Dios nos diera a cada uno de acuerdo a lo que nos merecemos, será que en realidad merecemos todo lo que tenemos, ¿lo que Dios nos ha dado?
Son más las cosas malas que hemos hecho que las cosas buenas, siempre estamos equivocándonos y defraudando a Dios, te imaginas si Dios nos diera conforme a lo que merecemos, probablemente ya no existiéramos.
3. Nos cuida de nuestros enemigos. V 10 “Los que amáis a Jehová, aborreced el mal;
El guarda las almas de sus santos; De mano de los impíos los libra
” Jehová nos protege pero no nos sobreprotege, los seres humanos confundimos protección con sobre protección. Cuando nosotros no permitimos que nuestros hijos sufran o tengan dificultades los convertimos en inútiles, por esta razón la protección de Dios no consiste en quitarnos todos los problemas.
3.1. Nos entrena para la batalla. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca,
Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra
3.2. Nos da los medios o las herramientas para que podamos luchar. Deuteronomio 8: 18 “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día” es Dios quien nos da diferentes capacidades para que podamos tener vidas de prosperidad y de Éxito.
3.3. Nos corrige. Proverbios 3: 12 “Porque Jehová al que ama castiga,
Como el padre al hijo a quien quiere
” La única forma de conseguir la perfección es a través de la corrección, sin corrección no hay perfección.
4. Podemos vivir aquí en la Tierra como en un Paraíso. Levítico 26: 6 “Y yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país” de nada sirve que nosotros los cristianos anhelemos un día vivir en el cielo si aquí en la tierra vivimos en un infierno. Con intolerancia, envidias, arrogancia. Etc.
Dios quiere que un día vivamos en el cielo pero también quiere que aquí en la tierra tengamos vidas de excelencia. Es decir que cada día podamos vivir mejor.
Deja que Jesucristo gobierne tu corazón, solo si él está en nosotros nuestra vida será diferente y cada día mejor. En nuestras propias fuerzas es imposible mejorar nuestra calidad de vida.